domingo, 4 de marzo de 2012

NO HAY HUEVOS PARA ARREGLAR ESTO

Esto se acaba.
Tenemos una hemorragia interna.
La causa ha sido el sobrepeso.

Desde la Constitución del 78 hemos ido engordando, al principio sólo un par de kilos de más, más tarde sobrepeso, hasta llegar a la obesidad mórbida actual.
Nuestros depósitos grasos están formados por calorías autonómicas, administraciones multiplicadas, amén de los adepositos debidos a lujos, derroches, prebendas y privilegios varios.
Todos conocemos la solución: tijera. Llega un momento en que la dieta no basta. El problema es de tal magnitud que sólo se resuelve cortando por lo sano. Pero no hay huevos. Y mientras, nos desangramos. Hasta que no quede ni una gota. Amén.

No hay huevos.
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario