martes, 22 de mayo de 2012

EDUCACIÓN: RECORTES, HORARIOS, HUELGA

Hace unos días hablaba con un compañero acerca de los recortes que se avecinan en Educación. Me dijo que iba a hacer huelga -hoy día 22 de mayo-, porque está en contra de tener que estar 5 horas en el instituto. Sin embargo, sí le parece bien el recorte en becas universitarias -"el que suspenda, a la calle"-

Con lo bien que me llevo con mi compañero, qué lejos estoy ahora mismo de sus ideas:

- No me gusta que endurezcan el sistema de becas, porque las alumnos más humildes tendrán que dejar la universidad en cuanto suspendan, mientras sus compañeros podrán pagarse las tasas de 2ª y 3ª matrícula si les deniegan las becas. El pobres no tendrán derecho a suspender, so pena de tener que dejar la universidad. Considero que suspender alguna materia no va contra la cultura del esfuerzo de la que tanto se habla ahora. Hasta al estudiante más aplicado se le puede atragantar una materia (o puede caer en manos de un profesor capullo, que haberlos haylos). Por eso considero que habría que dejar la política de becas como está.

- Tema horarios del profesor. A ver si aportamos algo de claridad al asunto:

  • Aumentar 2 horas lectivas no significa que el profesor vaya a tener más horas totales a la semana de trabajo. Las totales quedan como siempre, como las de cualquier otro funcionario: 37. En realidad, se aumenta de aquí pero se quita de allí.
  • Los profes tienen en su horario horas lectivas y horas complementarias. Normalmente las lectivas son de clase y el resto de reuniones, coordinaciones, apoyos, extraescolares, guardias, tutorías, etc. Luego hay otras horas que cuentan en el horario semanal, pero que no son de permanencia en el centro (evaluaciones, claustros, trabajo en casa...)
  • En muchos centros los profes permanecen en el centro las horas lectivas + las complementarias = 5 horas diarias. Es lo que debería ser.
  • En otros muchos, sólo están en el centro las lectivas, pero muchas de las complementarias se las escaquean y no están. 

Con esto se producen 2 situaciones:

a) En algunos centros los profesores están toda la mañana (no más de 5 horas) porque así consideran que debe ser o porque los equipos directivos obligan a ello.
b) En otros centros se da la situación de que el profesor imparte 2 ó 3 ó 4 (como mucho) horas de clase, y se marcha a su casa (porque le apetece o porque el equipo directivo pasa de ello). Con los recortes, a partir del próximo año estos profesores tendrán que estar en el centro 2 horas a la semana más. Estos profesores han ido hoy a la huelga. Bueno sí, también les preocupa la calidad de la enseñanza y todo eso....

Hay más aspectos de los recortes, algunos me parecen bien y otros no, pero como soy una lagartija, tampoco entiendo mucho... 

Ahora bien, una cosa voy a decir (y ahora es cuando pierdo followers): los recortes en educación son los que menos me preocupan de todos. Un buen profesor no necesita recursos ni dinero para ser un buen profesor. Sí me preocupan los recortes en Sanidad y en Servicios Sociales, porque en ellos nos puede ir la vida o el bienestar. Y ante esta tesitura, el tema educativo me importa relativamente. ¿Qué quieren que les diga?
A ver cuando me convocan los sindicatos para protestar por los recortes en hospitales, en atención sanitaria o en atención a la dependencia. Pero creo que va a ser que no.



Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

4 comentarios:

  1. Yo creo que los recortes no son tanto cómo se pinta. La cosa está así: el fracaso escolar en España va desbocado. Los profesores prefieren adoctrinar a enseñar y el sistema educativo es caótico. Por tanto, si hay que recortar hay que recortar. Ahora bien, después de quitar subvenciones a sindicalistos y politicastros, anular ayudas a países que nos tratan con la punta del píe y sobre todo después de suprimir autonomías y cargos que sólo en Andalucía nos cuestan treinta mil enchufados.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo. El fracaso escolar va desbocado, dices, pues sí, pero no es un tema de recursos, lo tengo claro. En el tema educativo, al contrario de lo que sucede en otros temas, las cosas no mejoran con más dinero. Hombre, unos mínimos sí que hay que tener, pero en España los tenemos. El tema del fracaso escolar tiene que ver más bien con el hecho de que la educación ha dejado de ser un valor en España, Por otro lado, los jóvenes no relacionan directamente el esfuerzo con el éxito. Además, normalmente tienen todo lo que desean, así que no tienen el coraje de luchar para mejorar lo que muchas veces ya es inmejorable. POr supuesto, los recortes deben empezar por donde apuntas. ¡Saludos y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Bah, los que pierdas por un lado los ganas por otro porque tienes bastante razón, aquí el problema no es tanto de dineros (gastamos más que otros países que tienen muchos mejores resultados académicos) y número de alumnos (nosotros en la EGB no bajábamos de 40 y aprendíamos el doble que estos) como de disciplina, contenidos curriculares y esfuerzo en lugar de igualitarismo ramplón que es lo que hace décadas impusieron los progres con estos resultados nefandos que ahora vemos...así que cuando chillan por "la calidad" de lo público no sé si reir o llorar, pero no me los creo, eso seguro.

    ResponderEliminar
  4. Nuestro problema es sobre todo de disciplina, Maribel. No es que los alumnos no vayan educados de casa el colegio, es que van maleducados muchas veces. No se puede dar clase y unos pocos están conculcando el derecho del resto, a la educación. Por esto sí que habría que salir a la calle, Maribel. Por lo demás, nos mienten estrepitosamente quienes quieren relacionar éxito escolar con dinero. Que no, hombre, que no. Actitud, buen clima, motivación... Si hubiera eso, el resultado estaría garantizado. Nosotros éramos en clase 40, dices bien, y todo salió bien porque íbamos bien educados de casa, porque queríamos aprender y porque si alguno pasaba de todo, no se le ocurría dar guerra en clase. Un saludo.

    ResponderEliminar