martes, 1 de mayo de 2012

Este no es mi Mariano, que me lo han cambiado

                 
                   Mariano, cielo, ando últimamente preocupada y es que te noto raro. Incluso a veces parece que no eres tú, tan cambiado que estás, y no me está gustando lo que veo, que lo sepas. Bien está que tengas que ponerte en tu sitio para sacarnos del atolladero, pero dime, ¿no hay mejor forma de hacerlo? Es que te estás cebando con los pobres, con los trabajadores, con los funcionarios, con los enfermos, con los pensionistas, con los estudiantes, con los dependientes, con los inmigrantes... ¡joder, Mariano! ¿qué te has tomado?, hombrepordios!

Que ya me dirás tú qué culpa tienen todos estos de la crisis... ¿Pero no habíamos quedado en que los culpables eran los bancos, las sicabs (vete tú a saber qué es eso), los mercados internacionales, las bolsas, las Autonomías manirrotas, la duplicidad (y hasta quintuplicidad) de administraciones e incluso el gobierno de Zapatero, que se dedicó durante años a engañarnos y a malgastar? ¡Pues entonces! Que paguen ellos la crisis, Mariano, ¿no te parece?

Pero a ellos ni palabra, vamos, no vayan a mosquearse, ¿verdad? Pues nada, que mi madre viuda pague los fármacos (aunque le cueste llegar a fin de mes aún más), que mi hermano dependiente deje de percibir la ayuda a la dependencia (y si no puede pagar la residencia, a la puta calle, ¿no?), que mi hijo deje la universidad porque no puedo pagar las nuevas tasas (total, es una fábrica de parados), que a mi vecina, profesora interina no le renueven el contrato, que los inmigrantes en situación irregular no puedan acudir a un centro de salud cuando se resfríen o a sacarse una muela cuando les duela, que quien necesite trasladarse en ambulancia a un centro de día de Alzheimer o a recibir quimioterapia, se la pague, que quien necesite una silla de ruedas, se la pague, que quien necesite una prótesis, se la pague, ¡faltaría más! Y si no, que no hubieran cabreado a la prima de Riesgo (debe estar Riesgo harto ya de su prima), que no hubieran inflado el mercado inmobiliario, que no hubieran provocado el hundimiento de las bolsas.

Si todos sabemos ya que los estudiantes becados se pasan el recreo invirtiendo en bolsa, y los pensionistas españoles todo el día comprando y vendiendo pisos en la Gran Vía madrileña, y los inmigrantes continuamente poniéndose prótesis de cadera, piernas ortopédicas y hasta ojos de cristal.... si es que se vician y luego nos hunden el sistema sanitario y hasta el país entero ¡Hala, a pagar y a callar, hombre!

Que me has convencido, Mariano, cielo, que tenías razón



Fdo.: Tu esposa amantísima, España
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario