lunes, 18 de junio de 2012

EN ESPAÑA SE ESTAFA A LAS PERSONAS DEPENDIENTES

Personas que llevan años con la situación de gran dependencia reconocida, deben pagar el coste total de las plazas residenciales en residencias públicas. Se les reconocen por escrito beneficios que nunca se llegan a aplicar. 

Los grandes dependientes pagan las residencias como si fueran personas válidas, sin ningún tipo de beneficio reconocido. Y pagan por residencias públicas como si fueran privadas. 

Durante años algunos de ellos o sus familiares han recurrido esta situación ante los tribunales, y la Junta de Castilla y León ganaba siempre esos recursos, pero por primera vez el Tribunal Superior de Justicia ha dado la razón a la familia de un residente ya fallecido.

Y esto es lo que ocurre en las plazas públicas, en residencias de las diputaciones provinciales. Esas diputaciones que están hundiendo a España en la miseria. Diputaciones llenas de pesebristas indolentes y, además, ESTAFADORES. Entre Autonomías y Diputaciones, ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Y los demás, a pasar hambre.


¿Dónde está el dinero de la Ley de Dependencia?. El estado central lo envía a las comunidades para abonar los beneficios de las personas dependientes. A miles de estas personas no les llega el dinero. Sólo les llega a quienes tienen ayuda domiciliaria y a los que ocupan una plaza privada. Pero ¿dónde está el dinero de los que ocupan una plaza pública? Que en realidad no es pública, ya que la tienen que costear en su totalidad. ¿Dónde está ese dinero? ¿Quien y en qué se lo está gastando? ¿Se lo queda la comunidad autónoma? ¿Se lo gastan las diputaciones?

Y la Junta de Castilla y León no tiene empacho en reconocer por escrito que no abona nada a los beneficiarios de la Ley de Dependencia. 
Y NO PASA NADA

Y en las residencias públicas se obliga a los grandes dependientes a abonar la totalidad del coste de la plaza, o se les invita a a marcharse si no están de acuerdo. 
Y NO PASA NADA

Y la Junta de Castilla y León recibe un 9'5/10 en la valoración que se hace de la aplicación de la Ley, aunque no la aplican (son ellos mismos quienes se evalúan)
Y NO PASA NADA


Nota: Y para colmo, desde el estado se hace creer a la población que esta ley no se puede soportar, que es mucho gasto, que habrá que recortar. Conclusión: se culpabiliza a los dependientes y un amplio sector de la ciudadanía ve con buenos ojos que se les recorten prestaciones. Zapatero, que hiciste una ley electoralista, pero te salió bien, como todo. Y te has ido de rositas.


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.