domingo, 1 de julio de 2012

TWITTER Y LOS AMIGOS IMAGINARIOS


El amigo imaginario es un recurso propio de niños fantasiosos, normalmente solitarios, al que dotan de un valor mágico. 
El amigo imaginario va contigo, nunca te deja solo, siempre escucha, juega contigo cuando lo deseas y te cuida o protege cuando lo necesitas.
El amigo imaginario aparece repetentinamente  y como es invisible, le pones el rostro que deseas, el carácter que necesitas y una personalidad compatible con la tuya. 
Se queda contigo una larga temporada y un día, de repente, desaparece. Pero no te importa, ya no le necesitas. 
Estuvo contigo cuando hizo falta y al ser un fantasma, un día desapareció y lo comprendiste.

No todos los niños tienen amigos imaginarios, sólo los más especiales. Hay niños que sienten colmadas sus necesidades sociales con la sola presencia de ese amigo y no necesitan otros. Desean llegar desde la escuela a casa para encerrarse en su habitación, sacar los coches o la baraja, y jugar con ese amigo. Horas. Esos niños ignoran que su amigo no es real, le ven, le hablan y se extrañan de que otros no puedan hacerlo.
Otros niños distinguen perfectamente la diferencia entre el amigo fantasma y el amigo que vive en el piso de arriba. Saben que no deben hablar a otros del imaginario, porque es una invención y podrían ser tomados por locos.

En el mundo actual, la patología del amigo imaginario se está extendiendo a gran velocidad entre la población adulta. Se trata de un amigo que vive en un ordenador o en un teléfono móvil, que reside en un lugar llamado redes sociales. 

Activas la red y de repente aparecen cientos de personas por allí, pero también de personajes y estos son los peligrosos, los que pueden llegar a convertirse en tu amigo invisible. Los personajes en twitter, por ejemplo, son personas disfrazadas que se han vestido con la máscara de un avatar y adoptan de repente la personalidad que describen en los 160 caracteres de una bio.

Es difícil saber quien se esconde tras esa máscara, ni siquiera se puede estar seguro de su género, de su edad, de su honestidad.Y un día hablas con él y te interesa y comienzas a seguirle. Con el tiempo esa persona puede llegar a cautivarte y termina convirtiéndose en amigo imaginario. Y puedes tener tantos imaginarios como seguidores. Vas al trabajo y te acuerdas del imaginario, paseas por la calle y consultas el móvil, buscando al imaginario, comprobando si te mira, si te habla.

Antes de acostarte revisas si el imaginario te ha enviado mensajes, durante la noche vuelves a comprobarlo y cuando no llegan, o tardan, revisas el teléfono por si falla el notificador de la aplicación.
No sabes apenas nada de ese amigo imaginario, pero se ha instalado en tu vida, quizás permanezca en ella demasiado tiempo, quizás cuando desaparezca le eches de menos y te angusties.

Pero si el amigo imaginario de los niños desaparece cuando estos crecen y dejan de necesitarlo y le dan la libertad, el imaginario de los adultos tiene vida propia, voluntad propia. Y normalmente desaparece de tu vida para convertirse en el amigo imaginario de otro. 

No le dejas tú, te deja él. Ahí está la traición que da paso al despecho. 

Ahí está el peligro de los imaginarios, de los followers, en creerte que son amigos, cuando sólo son FANTASMAS.





Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

4 comentarios:

  1. recomiendo seguir el blog de lagartija, es una gran persona no es imaginaria es de Verad, te deseo mucha suerte

    @solsticioazul

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, me alegra recibirte en mi casa. Gracias por tu comentario. Vuelve cuando quieras, serás bien recibido. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero no me has dicho tu opinión. Y me interesa conocer la opinión de mis lectores, así que ya sabes.....

    ResponderEliminar