domingo, 20 de enero de 2013

Del rescate económico al rescate moral de España



Ignoro si España necesita o no un rescate económico y financiero, lo qué si urge es que sea rescatada de la situación de degradación moral y ética y corrupción política en la que se halla inmersa.

Tras años de gobierno del partido único PPSOE, hemos asistido a todo tipo de felonías y corruptelas, de fechorías indecentes que han salpicado a todos los estamentos de la vida pública: gobierno, administración, justicia, etc. No es que los 3 poderes están en una situación de sospecha permanente, es que han sido pillados, de modo reiterado, con las manos en la masa de la corrupción, en la masa de la prevaricación.

Y no pasa nada. Circunstancias que en cualquier otro país del mundo (excepto en los regímenes totalitarios) hubieran dado con los huesos del implicado en prisión, hay son pasadas por alto, justificadas, perdonadas y olvidadas en tiempo récord. 

España es una país de tribus, vivimos permanentemente inmersos en luchas tribales, arcaicas, y esa situación naif e inculta nos hace perder el sentido de la realidad y de la crítica. Algunos conciudadanos habitan aún en cuevas prehistóricas y se dedican a plasmar dibujos geométricos en la piedra, y lemas delirantes sobre historias inventadas de superioridad racial. Y para esos sujetos prehistóricos, no existe otra actividad cívica posible que salir ocasionalmente de sus cuevas y lanzas piedras contra el resto de coetáneos. 

Y mientras tanto ellos, los de arriba, los de esa casta parasitaria que nos gobierna, seguirán repartiéndose el botín, el poco que queda, o el que consiguen esquilmando a los de abajo, que no se enteran de ná. !Pero de ná!

Urge un rescate ético y moral. YA


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. ¡Cuánta razón tienes! Y lo que es peor: el poco talento del que disponemos en este país, está escapando hacia otros horizontes a marchas forzadas...

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una pena, tienes razón. Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar