domingo, 22 de septiembre de 2013

¿Para esto queríamos la libertad?

Reflexiones apresuradas de un domingo por la mañana...


Cuando yo era pequeña, recuerdo que los domingos eran auténticos días de fiesta. Mis padres planeaban aventuras:

- Ir al parque de la ciudad a bailar sardanas y después tomar el vermú en algún bar (los niños Mirinda, claro está)
- Ir a hacer senderismo a Matadepera, San Lorenzo, Montserrat...
- Ir a bañarnos a Playa de Aro, Tossa de Mar o Salou.
- Pasar el día en Barcelona, con un ratito en Plaza de Cataluña persiguiendo palomas, paseo en Golondrina por el puerto, ver los puestos de venta de pájaros en Las Ramblas y finalmente comer algún bar del barrio gótico o la Barceloneta.

Aquellos eran los domingos de una típica familia española (catalana, en mi caso, aunque no por ello menos española) en la que el padre trabajaba y la madre estaba en casa, cuidando a la prole.

Han pasado los años y llegó la libertad en todos los sentidos y en mi caso también la emancipación femenina. Yo no soy, como mi madre, ama de casa sino una mujer emancipada, que ejerce la profesión que estudió en la universidad, a la que mi madre no pudo ir.

Y ahora mis domingos transcurren de la plancha al aspirador, pasando por la sartén. No tengo tiempo de salir a tomar el vermú ni a bailar sardanas. Bueno, y aunque lo tuviera, sería difícil hacerlo en mitad de la Plaza Mayor de Salamanca. El caso es que tampoco puedo salir al campo con mi familia ni encontrar momentos de asueto porque tengo que dedicarle a las labores domésticas el tiempo que no puedo durante la semana.



En fin... cada domingo me pregunto, entre albóndigas, menestra y filetes rusos... ¿me habré equivocado?

Y en lo político, más de lo mismo. Viví los últimos años del franquismo y sé lo que es la falta de libertad, pero aunque mi vida ha transcurrido en su mayor parte en democracia, a veces me pregunto...

¿Para esto queríamos la libertad?

Pues eso...


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

10 comentarios:

  1. Me encanta leerte P.Y las historias de tu vida me encantan por que son prácticamenteas mías.Te quiero y no cambies nunca.

    ResponderEliminar
  2. Querido "anónimo", levantarme y encontrarme con este comentario me ha emocionado... muchas gracias. Qué satisfactorio resulta que nuestra vida resulte interesante a quien nos lee.
    Gracias por interesarte por mis pequeñas historias.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Querido "anónimo", levantarme y encontrarme con este comentario me ha emocionado... muchas gracias. Qué satisfactorio resulta que nuestra vida resulte interesante a quien nos lee.
    Gracias por interesarte por mis pequeñas historias.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja... Te cambio un sesión de plancha por una de limpieza de lavabos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo cambio cualquier cosa por hacer la cama :) Ughhhh

      Eliminar
    2. George, Vicente, os propongo algo... Dejamos las faenas por hacer y nos vamos a tomar algo a una terracita al sol...

      Besos, amigos!

      Eliminar
  5. A estas alturas la liberación de la mujer queda claro que se convirtió en la esclavitud de hombre y mujer. Una estafa...y la democracia va camino de convertirse en otra...un saludo Lagartija...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Basi, a veces el progreso juega en nuestra contra...
      Gracias por leerme. Un saludo :-)

      Eliminar
  6. Me encantan esa clase de relatos; tan claros, que dan ganas de haberlos vivido personalmente.. Saludos. Edu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Eduardo, gracias por leerme, por aquí y por algún otro sitio, y gracias por comentar. Para mí resulta muy grato saber que mis relatos gustan, sobretodo aquellos que son más personales.

      Un saludo

      Eliminar