domingo, 3 de noviembre de 2013

Ciudadanos, de Albert Rivera, en Sabadell. Denuncia

El pasado 6 de Mayo día de mi cumpleaños, recibí un regalo inesperado.

Justo antes de iniciarse la reunión de la ejecutiva local, a la que asistía hasta ese momento cada 15 días, el señor Joan García, coordinador local, me advirtió de que si seguía con mi linea en la red social Twitter y Facebook, se iban a tomar medidas contra mi.

Se me amenazó con expulsarme del partido, y hacerme un seguimiento.
El seguimiento se hizo, comenzó a seguir a contactos míos en twitter, que a él no le siguen.
Lo de expulsarme no lo cumplió, porque me fui yo.

De todas formas, a mi tampoco me puede expulsar del partido, porque no soy afiliado, sólo era colaborador-simpatizante. Entre otras cosas formaba parte de la comisión de movilidad. Comisión que carece de utilidad, al frenar todo trabajo realizado, diciéndote que no hay prisa, porque quedan 2 años para las elecciones.

En mi biografía de Twitter nunca he puesto que soy afiliado a Ciudadanos, ni simpatizante. De hecho, hasta el día 6 de Mayo nunca hubo críticas hacia ese partido por mi parte.

Sólo he criticado a partidos como el PSC local, inundados de casos corrupción. Una de las personas mencionadas en mis críticas, es Montserrat Capdevila, persona que hace poco más de un mes ha presentado su dimisión como concejal del PSC.

El 14 de Mayo,escribí una carta al partido, enviada a través de correo certificado, y con acuse de recibo. A día de hoy no he recibido ninguna respuesta por escrito a mi petición de explicaciones. Ni la recibiré, por supuesto.

Cuando decidí irme de Ciudadanos, intentaron que volviese, supongo que al darse cuenta de la metedura de pata que habían cometido. Me reunieron en un bar, y no en la sede como haría cualquier partido serio. Ahí ya demuestran lo poco serios que son. Y me dijeron que me pensara bien lo que hacía. 

Yo no he de pensar nada, ya dije que no pienso cambiar de actitud. Yo salí de Ciudadanos de la misma forma que entré. Ya me conocían antes de colaborar con ellos, y leían mis tuits. Por lo tanto, quienes cambiaron fueron ellos. Así agradecen que les haya ayudado; he sido apoderado en las elecciones autonómicas del 25 de Noviembre de 2012.

El señor Gracia ha sido denunciado por amenazas, y por decir que me iba a hacer un seguimiento ,sobre mis publicaciones, cuando no tiene derecho a hacer ninguna de las dos cosas.

Para empezar no puede amenazarme con la expulsión, y tampoco puede hacerme un seguimiento, porque mis perfiles de Facebook o Twitter son particulares. No se puede realizar ningún seguimiento sin una orden judicial, lo que convierte sus amenazas en algo mucho más grave, si cabe. El señor ha sido denunciado, como digo, pero no hace más que esquivar a la justicia.

Llevamos dos aplazamientos de juicio.

La primera vista era para el 23 de Octubre. Se suspendió el juicio, porque alegaron que su letrado no podía asistir aquel día. La segunda fecha, para el 5 de Noviembre también ha sido suspendida.

¿De qué tiene miedo?

Si no tiene miedo, y no me han amenazado, que deje de retrasar el proceso judicial, y se presente en el juzgado, sin alegar todo tipo de excusas, que nadie se cree.

Si este es el partido que ha de regenerar la política de España, que dios nos pille confesados.


Joaquín Canales











Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario