martes, 26 de noviembre de 2013

Villancico laico

Sentadas en una cafetería hemos echado un par de horas arreglando el mundo, sobretodo la educación, que es a lo que nos dedicamos.

- Este año, nada de Navidad -dice mi amiga, maestra de Primaria- Hemos decidido en el claustro no hacer la tradicional función navideña, para no molestar a los papás que son de otra religión.
En el cole de mi amiga hay bastante alumnado de religión musulmana.

- Pero a los alumnos y sus familias les gusta terminar el trimestre con la función navideña. Están acostumbrados a ella.
- Sí, mujer, pero será una celebración laica. "Villancicos laicos" -responde-. Para no ofenderles -vuelve a insistir.

Le pido que me tararee un "villancico laico"

(Cántese con la melodía del "fun, fun, fun...")
"Este año no hay navidad... ay, ay, ay!
Este año..."
Y las siguientes estrofas son un compendio de críticas a Rajoy, la iglesia, la crisis, el PP, la derecha...
Y el funfunfun final es... bar, ce, nas...
Y se aplaude a sí misma, divertida.

Me atrevo a preguntarle: Para no molestar a los árabes, no? Y molestar a católicos o a votantes del PP, no os importa?
Se me quedó mirando... y lo peor es que no supe interpretar esa mirada.

Nota: utilizar el calificativo "laico" para definir un villancico, la navidad,  comunión o bautizo (como tan de moda está ahota), es una aberración lingüística. Pretender cambiar el significado de usos y liturgias de una religión en beneficio propio, es algo que algunos sólo se atreven a hacer con la religión católica y resulta tan frívolo como inmoral. Pero claro, en una sociedad cada vez más carente de valores y de referentes éticos, nada extraña ya.

Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

3 comentarios:

  1. Desde mi punto de vista, de un ateo convencido, creo que el respeto a las creencias de los otros es básico. Tambien creo que la religión no debe tener cabida en el sistema educativo, salvo como fenómeno cultural e histórico, la fe entra en la esfera de lo personal, de lo íntimo y es en la familia y en la iglesia(mezquita, sinagoga...) donde debe desarrollarse. Cada uno puede entender la Navidad como lo plazca, pero olvidar su origen y contenido religioso es ridículo, y muy propio de la sociedad "gilipollas" que estamos creando. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Basi, comparto lo que dices, punto por punto. También soy atea, pero respeto las creencias de todos (salvo aquellas que me parecen bárbaras). También considero que la enseñanza de la religión debería salir de la escuela, aunque no debemos despreciar nuestra cultura, desterrando usos y costumbres en virtud de un buenismo pueril.
    Vivimos en una sociedad cada vez más acomplejada y terminaremos siendo avasallados si no logramos superar este "síndrome de estocolmo" que sentimos ante algunos inmigrantes. En el fondo, es miedo, no respeto.
    Qué pena mostrarnos tan complacientes con algunos extranjeros y tan poco respetuosos con algunos compatriotas.

    ResponderEliminar
  3. Buenismo pueril y sociedad acomplejada...no puedo estar más de acuerdo. Un saludo.

    ResponderEliminar