sábado, 30 de agosto de 2014

Entrevista a Sergio Calle Llorens

He de reconocer que nunca es fácil hacerle una entrevista a alguien al que admirar tanto. Con Sergio Calle Llorens (1) la dificultad es doble pues compartí con él horas de trabajo en la revista Región de Málaga. Muchas jornadas luchando codo con codo por un proyecto que se nos fue de las manos.  En ese tiempo aprendí que su persona levanta pasiones de todo tipo. Con el personaje no ha medias tintas; o le amas o le odias. Como no quiero dejar nada al azar, lo he citado en un bar junto a nuestro amado mediterráneo. En un bar no muy lejos de una torre atalaya donde he convenido con el camarero que en cuanto le vea entrar piche el Come Back de Elvis de 1968. Para satisfacerle aún más le pido una cerveza Victoria bien fría. Viste camisa blanca y unos vaqueros usados que le sientan muy bien. Comienza el baile de las preguntas:

  • Pregunta: En realidad es muy difícil definirte; articulista, escritor, profesor, poeta maldito, empresario fracasado, fotógrafo,  espadachín. Muchas cosas. ¿Cómo te defines?
  • Respuesta: Creo que soy un grafómano. Un tipo que tiene la necesidad vital de escribir. Sin embargo, todas esas facetas que citas son parte de una misma persona. Cada uno que se quede con la que más le guste.
  •  Pregunta: Empecemos por la de articulista. ¿Cuándo empezó y por qué?
  • Respuesta: Mi padre había fallecido ahogado en su propia sangre gracias a la ineptitud de la Junta de Andalucía. Encaucé mi rabia escribiendo sobre la inutilidad del gobierno regional. Aquello dio lugar a un blog y de ahí comencé a colaborar con revistas digitales como Por Andalucía Libre. Todo ocurrió muy rápido. Con los años también empecé a escribir sobre música, cine, historia arte, enigmas, misterios. Una forma de alejarme de la realidad de la taifa del sur. Pero eso comenzó a ocurrir cuando pude calmar la inmensa rabia que sentía dentro de mí.


  • Pregunta: Y la gente comenzó a engancharse a sus escritos.
  • Respuesta: Claro, éramos muy pocos los que nos dedicábamos a criticar a la Junta sin rubor.
  • P: Y con la fuerza de sus textos.
  • R: Bueno aquello salía de las entrañas y llegaba a mucha gente que no podía soportar la corrupción y los desmanes de una clase política corrompida hasta las trancas. Luego fui moderando el estilo. Tengamos en cuenta que a mí escribir me ha supuesto perder muchas amistades. Infinidad de quebraderos de cabeza y hasta amenazas de muerte.
  • P: Antes de entrar en ellas, me gustaría que me definas tu estilo como articulista en una sola frase.
  • R: Yo siempre he intentado dos cosas; por un lado encontrar el adjetivo correcto de cada cosa y, en segunda lugar, despertar la conciencia de un pueblo dormido.
  • P: ¿Diría que lo has conseguido?
  • R: No, en absoluto- risas.
  • P: Hay un asunto por el que siempre he sentido curiosidad. Su primer trabajo; :Andalucía: Fenómenos para anormales. Un libro maldito porque a pesar de venderse muy bien en su primera edición, desapareció sin dejar rastro. Algo que nunca has podido explicar.   
  • R: El libro comenzó a venderse muy bien pero yo había firmado un contrato con la editorial en la que cedía todos los derechos de por vida. Además incluyeron una cláusula de confidencialidad. No podía hablar con nadie del libro o de la empresa. Es fácil de entender. Yo hacía revelaciones muy fuertes sobre altos cargos de la Junta de Andalucía. Y ellos mismos se encargaron de desactivar mi bomba. Andalucía comprando los ejemplares. Lo que no se ve, no existe.: Fenómenos para anormales es hoy un libro fantasma. Es más no me dejaron ni llevarme un ejemplar a casa. Y el ordenador donde tenía guardado el original me lo robaron.
  • R: Sí y no. Sí porque he querido contar todas aquellas investigaciones que inicié en aquella primera obra y, no, porque hay muchas cosas nuevas en este trabajo en el que creo demostrar que aquella sociedad secreta llamada La Garduña que se quería extinguida sigue viva en Andalucía.
  • P: ¿Me estás diciendo que La Garduña y el PSOE son la misma cosa?
  • R: Exactamente. Durante décadas muchos historiadores han defendido la tesis de que la mafia italiana tiene su origen en La Garduña española. Sin embargo a ninguno de ellos se le había ocurrido buscar en casa. Y de eso va mi tesis. En el PSOE andaluz se puede ver como los métodos, la organización y hasta las formas de ambas organizaciones son exactamente iguales. Antaño vivían de forma secreta. Hoy, en cambio, lo hacen todo a cara descubierta.
  • P: Pero lo que cuentas es difícil de creer.
  • R: Tomo prestadas las palabras de Sherlock Holmes: “Una vez que has excluido lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad”.
  • P: ¿Cómo puede ser que una organización que se creía desaparecida haya podido pasar desapercibida durante tantos años?
  • R: La Garduña no se llamó siempre así. Por otra parte sufrió grandes cambios a lo largo de la historia. No obstante que un grupo de criminales se una para delinquir ha ocurrido siempre en la historia. Y el negocio en Andalucía ha estado siempre basado en una forma de entender la vida que es la picaresca. No digo que toda Andalucía sea sí, sino que el poder siempre ha estado controlado por los mismos. Es más, si miramos los apellidos de los que han mandado aquí, la sorpresa es mayúscula. Hoy no necesitan robar como en el pasado porque controlan los presupuestos generales. De ahí los ERE o el escándalo de los cursos de formación. La Garduña del presente incluso tiene una sección para atacar a los disidentes. Incluso otra para hacer desaparecer pruebas de los juzgados como cuento con pelos y señales en el libro. Puedo asegurar que estamos ante el secreto mejor guardado de la democracia española. Para más INRI, hablo de la única organización criminal del mundo que tiene un canal de propaganda como Canal Sur. Con todo ello, quiero decir que la organización ha mutado de piel pero no de contenido. La Garduña hoy se llama PSOE de Andalucía.
  • P: ¿ Cómo ha cambiado La Garduña a lo largo de los siglos? 
  • R: La organización nació en Toledo pero arraigó en Sevilla como en ningún otro sitio. En una época como el Siglo XVI en la que el largo brazo del Santo Oficio no llegaba a todos lados, se usaba esta red de criminales para matar a los supuestos enemigos del estado. Más adelante cuando se hizo demasiado peligrosa, se ilegalizó y al pasar a la clandestinidad, comenzó una nueva era que llega hasta finales del XIX. Precisamente cuando es ejecutado en Sevilla su Gran Maestre junto con otros garduños, todos piensan que es el final de la organización. Lo que pasa es que aquello era una forma de vida. Una manera de ir por el mundo basado en la extorsión, en el crimen organizado, en la picaresca. Dicho de otra manera, La Garduña es una forma de vida.
  • P: ¿Qué más podemos encontrar en tu nuevo libro?
  • R: Trato el pacto entre la rancia aristocracia sevillana junto con los franquistas y los descamisados. Los primeros querían seguir mandando, y los segundos deseaban comerse parte del pastel. Eso dio lugar al PSOE andaluz. Más tarde se fagocitó al movimiento andalucista. Se usurparon unos símbolos para que todo siguiera igual. De hecho, en Andalucía seguimos teniendo los mismos principios culturales del franquismo: toros, copla, andaluces pobres y descerebrados. Y mandando los Chaves, los Griñán y todos aquellos que venían del régimen anterior. Además de todos los escándalos. También trató de casos de corrupción poco conocidos, además de los más sonados. La organización interna de La Garduña. El libro es la historia secreta del PSOE. Su latrocinio institucionalizado. Su prensa comprada. Sus ataques a los disidentes. Y todo con el marchamo de un partido demócrata europeo.
  • P. Eso explicaría el fracaso de la autonomía andaluza.
  • R: Por supuesto. La autonomía nace para, entre otras cosas, acabar con la lacra del paro. Lo que pasa es que no se trata de acabar con él sino de vivir de él creando cosas como el PER o los fondos fraudulentos de reptiles. Por cierto, muy pocos andaluces conocen que el primer Estatuto de autonomía es ilegal. Lo cuento con detalles en el libro.
  • P: ¿Qué papel juega en el fracaso de la autonomía Sevilla?
  • R: Bueno pues se debe de tener en cuenta de que la mismísima jueza Alaya ha declarado que hubo una clara discriminación en el  tema de los ERE. Sevilla, y más concretamente su Sierra Norte fueron beneficiados al socaire de la organización. Y es que desde el principio de la autonomía en vez de apostar por el comercio y los negocios, se hizo por la picaresca que también ha arraigado en esa zona de Andalucía. Centralizando todo en Sevilla es vital La Garduña puede tenerlo todo bajo su control.
  • P: ¿Por qué publicas este libro ahora con todo los problemas que te ha supuesto tu lucha contra la corrupción en Andalucía?
  • R: Bueno creo que es momento de pasar página y dedicarme a otras cosas. Esta lucha me ha absorbido mucha energía. Como se dice en inglés it’s  time to go on. Me he cansado de luchar contra algo que me sobrepasa. Algo contra lo que no se puede vencer porque controla la gran mayoría de medios. La totalidad de las universidades. La mayoría de los colectivos sociales que viven, como todos los sindicatos, de los impuestos. Es mi última contribución a la causa.  
  • P: ¿Qué nos puedes contar de las amenazas de muerte?
  • R: nada. Como dijo un viejo soldado español; espada tengo, el resto Dios lo remedie.
  • P: Muchos podrán decir que usted critica al PSOE por su ideología.
  • R: Yo soy liberal, entendido como alguien que piensa que los demás están en lo cierto y uno ser el equivocado. Pero no se trata de eso, sino de luchar contra un monstruo que se llama La Garduña y sigue viva entre nosotros. Si hubiera vivido en Valencia, mi enemigo hubiera sido el PP porque el primer deber del ciudadano es la rebeldía. En Andalucía ese deber se hace cada vez más necesario porque no existe una sociedad civil fuerte y crítica con el ejercicio del poder.
  • P: Pasemos a su faceta de escritor. ¿Cómo va su novela?
  • R: Memorias de un Prepucio Colorado parece que goza de buena salud y se está vendiendo. Y eso, en los tiempos que corren, es decir mucho.- Risas-
  • P: Finalmente, y por la parte que me toca, he de preguntarte por la etapa de editor en Región de Málaga.
  • R: Fue una experiencia maravillosa. Tuvimos una gran audiencia pero desde el punto de vista económico fue una completa ruina. Fue uno de los pocos medios del mundo en ser multilingüe. Estoy orgulloso de haberlo creado pero me duele haber fracasado en el empeño.
  • P: ¿Sigue apostando por la autonomía para Málaga?
  • R: Apuesto por un estado más centralizado y con la supresión de autonomías como la andaluza y, de paso, podríamos gobernarnos a través de las Diputaciones. Eso sería magnífico para Málaga.


En el bar Elvis sigue cantando little sister y Sergio apura su tercera cerveza. Las notas de la canción se mezclan con las olas del mediterráneo. Seguimos hablando de historia, de los casos de corrupción que ha tratado en los últimos años hasta que llega la hora de despedirnos. Lo veo marchar con su forma tan peculiar de andar. Creo que lo único que queda por completar el cuadro es un buen Blues que cante sus miserias. Las de un tipo que me sigue pareciendo un tipo fuera de tiempo y de lugar.  Las de un romántico que lucha contra molinos de viento. Las de un individuo que tiene unos principios morales que no son de este siglo. Las de un malagueño que ni siquiera parece serlo. La vida de un perdedor.  Sí, le veo partir y pienso que es un caballero que cabalga solo, completamente solo. El último hombre en pie en una tierra en la que ser valiente no vale la pena. Me parece oír una harmónica que suena como aquellas del Delta del Missisipi y que toca en su honor.


Susana Bonnemaison


(1) Sergio Calle Llorens es miembro de Red de Blogs Comprometidos
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario