lunes, 3 de noviembre de 2014

TRANSICIÓN O MUERTE

España se encuentra al borde de un precipicio y nos vamos a despeñar todos, porque lejos de echarnos una mano salvadora, quienes creíamos amigos nos van a dar el empujón final. Esos que de repente han decidido que quieren vivir solos, o esos otros que prefieren sobre todas las cosas malvivir en una dictadura que vivir en libertad. 

Unos por el este (independentistas catalanes) y otros por el oeste (fanáticos de dictaduras americanas) nos acechan, nos acorralan y nos pedirán que saltemos o seremos empujados. Y nos despeñaremos sin remedio, porque la insensatez y la locura se han adueñado de los cerebros de miles de compatriotas, que saltarán alegres al vacío mientras cantan letanías SíSí-SíSí-SíSí o recitan mantras revolucionario/libertadores.

Pero quienes nos han puesto al borde de ese precipicio no han sido esos españoles zombiezados que nos persiguen con los brazos extendidos, sino quienes debían velar por la "buena marcha del negocio", nuestros dirigentes. Aquellos a quienes pusimos con nuestros votos en situación de robarnos, estafarnos y más tarde culpabilizarnos de todo porque ya se sabe que, en España, a la gente le gusta que la puta, además, ponga la cama.

Y si ellos nos han puesto al borde de "la situación final", a ellos corresponde también sacarnos de ella con los esfuerzos que sea preciso, aún a costa de perder privilegios, prebendas, estatus. Nos lo han robado todo, desde el patrimonio a la esperanza y ahora deben estar dispuestos a perderlo todo. También ellos. 

Sólo hay una solución: ante una situación de emergencia nacional hay que formar un gobierno de salvación que nos ponga en la senda de una nueva transición. Una transición hacia la honestidad, hacia la regeneración, hacia el compromiso, hacia la DEMOCRACIA, ese sistema político que, en realidad, en España jamás hemos llegado a conocer. Porque no vivimos en un gobierno del pueblo sino en un sistema de castas que han corrompido la honorabilidad de nuestra país, la justicia y hasta la libertad.

Políticos de partidos que os llamáis demócratas: del PP, del PSOE, de UPyD, de Ciutadans, de VOX y de todo aquel que sea capaz de defender la unidad y el progreso de España. Uníos y sacadnos de este atolladero. Es vuestra responsabilidad. Es vuestra obligación. Formad un gobierno de coalición, de consenso, aunque os repugne, los españoles de bien así os lo demandamos. 

Un gobierno de salvación que inicie una nueva transición, rompiendo como en aquella primera, con un pasado vergonzante e instaurando las bases de un futuro nuevo. Futuro que debe pasar por una profunda reforma constitucional para que la nueva España pueda echar a andar sobre una alfombra de democracia real. 

Reforma de la ley electoral, separación real de poderes, limitación del mandato, actualización del código penal, debate sobre la monarquía, nuevo modelo territorial... 

Ese es el reto y deben ustedes asumirlo o nos despeñamos todos, y aquí paz, y después gloria.

AMÉN


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. Así es, amiga. Ellos nos han metido en esta situación que, cada vez más, me recuerda a aquella otra que me contaban mis padres de cuando eran jóvenes. "Dios quiera que no tengáis que pasar por lo mismo", me repetía mi madre cuando salían temas parecidos.

    Y, desgraciadamente, se nos acerca una época muy similar si no ponen pies en pared aquéllos que pueden hacerlo. Dudo de que quieran intentarlo; algunos saldrán con sus maletas y sus cuentas bancarias bien llenas hacia lugares más benignos. Pagaremos los que creímos desde el principio que sí había gente honrada que quería servir a su país y conciudadanos.

    El poder les ha corrompido a todos. No sólo económicamente, también en lo moral. Jamás llegué a imaginar que aceptaran chantajes políticos por apoltronarse (Cataluña, ETA...).

    En Andalucía, sí que perdí la esperanza hace décadas. Desde el principio vi las orejas al lobo disfrazado de 'abuelita'. Era feroz y con astucia supo camelarse muy pronto a la inmensa mayoría de andaluces convertidos en bobaliconas ovejas que agradecían con su voto, un año y otro año, la miseria que les regalaban con el PER.

    Los que no quisimos adaptarnos al régimen hemos sobrevivido a duras penas y, aun hoy, somos señalados como fascistas.

    Como creyente que soy, sólo me queda pedir que entren en razón todos los partidos representantes de los españoles y aúnan criterios y fuerzas para sacarnos de esta delicada situación.

    Flor Valiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo en todo. Como dices, esperemos que entren en razón. Gracias por tu comentario!

      Eliminar