domingo, 15 de marzo de 2015

#QuieroMi2daOportunidad


Cuando cualquiera mira a su alrededor en la situación por la que está pasando España, la situación económica y política, mucha gente se acuerda de los parados, de los inmigrantes…Efectivamente, esa gente ha sufrido y seguirá sufriendo, pero lo normal es que ese sufrimiento se vea un poco aplacado con ayudas públicas ya sea en forma de subsidio por desempleo o cualquier otra. ¿Pero que pasa con los empresarios y autónomos arruinados durante la crisis? Pues pasa que no sólo no reciben subsidio alguno si no que tienen que cerrar sus negocios, su modo de vida, no sólo perdiendo si no debiendo. Y pueden deber a muchos pero sus principales acreedores son siempre o bancos o el propio estado.
Empieza a partir de ahí, y sobre todo en España, un largo peregrinar por el desierto, una persecución implacable, una ejecución administrativa inapelable en la que ese autónomo es prácticamente un muerto en vida, administrativamente hablando. Si continua con algún tipo de actividad para, simplemente, subsistir y dar de comer a los suyos necesita que esa actividad esté oculta y pase los menores filtros públicos posibles puesto que si no sus ingresos serán todos embargados para aplacara sus acreedores; mucho más todavía si esos acreedores son o bancos o el propio estado, buitres implacables e insaciables.
Se incluye a esa persona en todo tipo de listados en los que queda marcado, como si de un judío de la Alemania nazi se tratase, y no puede acceder a nada; no puedo ni siquiera firmar un contrato con una compañía de telefonía móvil, se le deniega hasta el seguro de automóvil OBLIGATORIO.
En este curioso y feudal país, digo feudal porque toda la persecución que se realiza contra el ciudadano es permisividad absoluta contra el político, no sólo ese estado carísimo que pagamos todos es incapaz de generar las condiciones para que sus ciudadanos encuentren trabajo, si es el propio ciudadano el que intenta generar su auto empleo ya le puede salir bien, de lo contrario que se de por muerto.
Cuando empezó a gobernar el Partido Popular se hizo una ley para dar una segunda oportunidad a los grandes defraudadores de Hacienda; es decir si eras rico y habías defraudado a Hacienda cientos de miles de euros el estado te daba la oportunidad de ponerte al día, te perdonaba. El estado renunciaba a cobrar gran parte de la deuda y te daba la oportunidad de quedarte en paz. Con el autónomo y el pequeño empresario arruinado no ha pasado eso, si tienes una deuda con el estado esta no sólo no se perdona si no que se va incrementando a diario. ¿Es o no es eso un estado feudal?
Cuatro años ha tardado Rajoy en sacar una ley de segunda oportunidad que, de momento, no parece demasiado “arriesgada” y lo ha hecho sólo porque ha aparecido el partido de Ciudadanos hablando de ello. Hablan de acabar con la economía sumergida, hablan de recaudar más impuestos, pero no se dan cuenta que dando oportunidades a las personas que han caído todo eso se solucionaría en gran medida, además de la recuperación anímica de tanta gente.
Cuando se trata de recuperar y de dar facilidades al rico y al poderoso todo son ventajas, cuando se trata de ayudar al autónomo y al pequeño empresario todo son pegas y trabas. Es bien fácil, intenta ayudar a que la gente se recupere, ayuda y después ya hablaréis de otras cosas. Mientras las personas no estén seguros de que tendrán suficiente para mantener sus propias casas y a sus propias familias, ¿cómo van a pensar en otras cosas?
Ahora es el propio estado el que promueve el auto empleo y a los emprendedores, ¿como va a emprender alguien con la persecución a la que se ve sometido si la cosa sale mal? Las segundas oportunidades siempre para los mismos, incluso los etarras y los peores asesinos tienes segundas oportunidades; el autónomo, el pequeño empresario y el ciudadano arruinado nunca.
Yo voy a empezar una cruzada, aunque sea personal y la haga yo sólo, para luchar contra esto. El título de mi artículo va a ser el lema que utilice siempre para pedirlo, #QuieroMi2daOportunidad, hay gente que es posible que ahora no le afecte nada de esto pero, ¿quién sabe si no lo necesitará en el futuro? Es necesario que luchemos por lo nuestro de lo contrario nadie lo hará por nosotros; los políticos y los poderosos mucho menos.
Queremos nuestra segunda oportunidad porque hemos generado riqueza y empleo hasta que nos hemos arruinado. Queremos una segunda oportunidad porque hemos sido lo suficientemente valientes como para jugarnos nuestro patrimonio para salir adelante sin molestar a nadie.Queremos también una segunda oportunidad porque somos personas, igual que cualquier persona de este país con el derecho a recuperar nuestras vidas y a no sentirnos siempre perseguidos.
Hay una cosa que es importante que quede clara, yo desde que cerré mi negocio no he recibido ni un duro de ayuda pública, ni la quiero ni la pido. No me gustan los subsidios para nadie, tampoco para mi, yo quiero vivir de lo que yo gane. No quiero subsidios, quiero que se nos de la oportunidad de recuperarnos por nosotros mismos. Los subsidios son una fábrica de vagos y de estómagos agradecidos y yo no lo soy.
#QuieroMi2daOportunidad

Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario