lunes, 6 de abril de 2015

Mariano, el onanista

No tienes derecho, Mariano. No tienes ningún derecho a secuestrar la esperanza de nuestro país, la esperanza de los ciudadanos.

No vas a cambiar nada, dices, y te jactas de ello. Que todo va bien, que la economía va mejor, y seguro de que esa mejoría es hija directa de tu política, te enrocas en el inmovilismo. Seguramente tienes razón, Mariano, y las cosas han empezado a mejorar, pero esa imperceptible mejoría, de la que nadie se ha percatado aún, no nos basta. Tus votantes hemos estado casi cuatro años esperando y ahora nos dices que esperemos más aún. Esperábamos que en tiempo electoral fueras capaz de ilusionarnos de algún  modo, pero lejos de ello haces gala de un síndrome de la Moncloa más atroz aún del que sufrieron algunos de tus predecesores.

Te lo advierten también los tuyos, los de casa. Gente a la que debieras prestar más atención hace sonar sus campanas de alerta, pero haces oídos sordos a esos avisos. Qué pena que desde dentro no haya personas capaces de liderar el cambio que desde fuera, todos pedimos. Qué pena también que quienes hemos sido fieles a tu partido, debamos migrar hacia otro, tras oírte hoy declarar con tanta rotundidad, que no vas a cambiar nada.

Acabas de liquidar la esperanza de los que aún esperábamos algo de vosotros, convencido como estás de que vas a ganar de nuevo. Y no te equivocas, ganarás, pero perderás al mismo tiempo. Perderás el voto de los ciudadanos comprometidos, de los ciudadanos críticos, reflexivos, reformistas. Perderás el voto de los españoles que no están dispuestos a hipotecar su esperanza en la recuperación y te quedarás solo con el voto de los que se resignan, y con esos votos no va a ser suficiente, te advierto. Tú y tus resignados deberéis pactar y lo haréis con el partido al que tus votantes decepcionados habremos puesto en disposición de hacerlo.

No tienes ningún derecho, no te prestamos nuestra confianza en aquella urna para que la devuelvas al portador, despreciándola. Como si no nos necesitaras más, como si tú y los tuyos os bastarais para tirar del carro. Te mueves entre la vanidad, el egocentrismo, la autocomplacencia y el onanismo político. Que lo disfrutes.




Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario