domingo, 7 de junio de 2015

RESPUESTA A UN ARTÍCULO INFAME

Transcribo aquí un comentario que he enviado en respuesta a un infame artículo, ya que estoy segura de que su autor no tendrá la decencia de publicarlo. En el artículo, su autor escribe de un amigo y compañero, @jsobrevive, al más puro estilo de caza de brujas. Pero para desgracia de ese bloguero, a los ciudadanos españoles aún nos queda la voz y la palabra.


Señor Cortés, en primer lugar decirle que tras leer este artículo, tiene usted el apellido menos indicado de todos los posibles, pero bueno, no es eso lo que quería decirle.

No voy a entrar en cuestiones políticas, que poco me importan tras leer lo que pretende usted hacer al publicar un post de este tipo. Me importa bien poco si a usted le parecen mejor las dictaduras de un extremo que de otro. A mí, como persona amante de la libertad, todas me repugnan. Pero más allá de este tema, lo que más detesto en cualquier ser humano son las ganas de hacer daño de un modo deliberado y gratuito, como hace usted al hablar de Javier. 

Verá, señor Cortés (de nuevo la ironía), la persona a la que dedica usted este artículo, y del que gotea bilis en cada adjetivo, es un español que haciendo uso de la libertad de expresión que aún tenemos en este país, critica a políticos y partidos, porque está en su derecho de hacerlo. Como usted, y como yo.  Bueno, por lo que veo usted prefiere criticar a los ciudadanos de a pie que no comparten su ideología, y no se limita a criticar las exposiciones de Javier, y tras intentar mofarse y ridiculizarle por sus opiniones (cosa que no consigue, por cierto) da un paso más allá, en su afán por hacer daño y le señala compartiendo datos (que ya sé que son públicos, pero usted los recalca y eso sólo puede significar algo) y le pone  en una simbólica diana para que sus secuaces, en nombre de su ideología liberticida, disparen su veneno.

Son ustedes los del “tic-tac”, los que acechan a los ciudadanos libres, los que dibujan dianas en las puertas de quienes pretenden amedrentar, los que tratan de sembrar el miedo porque no tienen otro modo de convencer. Ustedes a veces vencen, cierto, pero rara vez convencen.

Si la gente puede ser conocida por sus actos, señor Cortés, el acto de publicar un artículo de este estilo dice muy poco en su favor. Al igual que utilizar a unos niños pequeños que sujetan una bandera sin entender a quién ni qué representa. Quizás alguna vez sea usted capaz de recapacitar y corregir ambos errores, disculpándose con Javier en primer lugar (un hombre honesto, valiente y luchador) y más tarde con esos infantes que quizás sean sus propios hijos, y a quienes usted manipula.




Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por este tu artículo Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Ole Pilar. Sencillo y muy bien hablando.

    ResponderEliminar
  3. Tengo en mi casa una lagartija; que se come cualquier insecto sea volador o no; y estoy encantado con ella, pues me tiene limpia la habitación, de tales engendro. Buen articulo en defensa de la verdad, amiga mía ,y de Javier...

    ResponderEliminar
  4. P.C.A. En los insectos incluyo a las cucarachas, voladoras, unos insectos repugnantes; y muy voraces.....

    ResponderEliminar
  5. ¡Holé! por tu defensa y por Javier

    ResponderEliminar
  6. ¡Holé! por tu defensa y por Javier

    ResponderEliminar