lunes, 26 de octubre de 2015

VIENTO

Lloraba aferrada a su viejo gorro de lana, buscando en él la calidez que no le proporcionaba la vida. Salió de casa sin rumbo y en su deambular vagó por las calles más solitarias y los parajes más silenciosos. El frío era hiriente y el viento la empujaba no sabía adónde.
Caminaba con pesadumbre al tiempo que sujetaba su sombrero de fieltro.

Llegó a un puente y al asomarse, vio su triste reflejo en las grises aguas. Se sintió tentada... pero repentinamente el viento le arrebató el sombrero y ella corrió tras él. Lo rescató un hombre que al devolvérselo le sonrió. Portaba un elegante borsalino y al rozarse sus manos, ella sintió de repente el calor que hacía tiempo había perdido.




Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.