martes, 21 de junio de 2016

El voto del miedo

Mi vecino es mala gente, de las peores personas que he conocido.  No es malo de matar o de robar, no.  Es malo de los que encuentran placentero molestar a los demás con sus palabras o sus miradas.  Mi vecino ejerce el mal desde su casa, a distancia, sentado cómodamente en una hamaca en su jardín.

Puede estar plácidamente disfrutando de los juegos con su adorable nieta, pero si salgo a la puerta de mi casa, muta el gesto y el tono para apostillar "cómo me joden los fachas que cuelgan la puta bandera de España en las ventanas.  Lo hacen para molestar, seguro".  Ustedes disculparán las soeces e hirientes palabras, no son mías, son de mi vecino.

Entro en casa y vuelve el adorable abuelo a compartir risa y cháchara con la nena, al tiempo que se encarga de que termine su merienda, sin dejar una miga sobre la mesa. Es un abuelo cariñoso, que cuida con eficiencia de la nieta que su hija deja cada tarde a su cuidado.

Salgo de nuevo a la puerta de casa y no tardo en oír "ojalá el domingo gane Podemos, daré una cena en el jardín a familia y amigos.  Invitaré también a los vecinos que quieren celebrar el triunfo de los míos, - le dice gozoso a su mujer, quien le reprocha con la mirada, y le indica sutilmente que yo estoy allí - "cómo voy a disfrutar" , - prosigue- "viendo la cara de susto o de miedo de mucha gente, jajajaja"  - y me mira, desafiante.

Mi vecino es mala gente, disfruta haciendo o diciendo sus pequeñas maldades cotidianas, sus brabuconadas. Bajo la máscara de abuelo adorable se esconde una persona cascarrabias, que amarga la vida a los que le rodean. Y el domingo votará a Podemos y lo hará sin pensar en las consecuencias, sin haber leído el programa del partido, sin haberse informado de unos u otros.  Lo hará por pura maldad, por chinchar. Me temo que como él, mucha gente en España votará el domingo con intención de hacer daño. Por pura maldad. Puede que el domingo haya muchos votos del miedo, y no me extraña.


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

1 comentario:

  1. Cuando gane Podemos, y el cascarrabias ponga en la mesa la botella de vino caro para festejar el evento, que saque también la cámara y grabe hasta el mas mínimo detalle, pues, si eso fuera así, no tardaran en llegar los tiempos en que tales dispendios no podran ser otra cosa que recuerdos de cuando aquellas banderas rojigualdas ondeaban en los balcones de su vecina.

    ResponderEliminar