miércoles, 28 de diciembre de 2016

Acerca de tanto imbécil como anda suelto



Leo en ABC que en la Comunidad Valenciana detienen a dos jóvenes por destrozar un Belén para difundir las imágenes en las redes sociales.
Los arrestados están acusados de un delito contra los sentimientos religiosos y otro de daños.  Querían cometer un acto vandálico para difundir su fechoría por internet. Dos jóvenes, uno de ellos menor de edad, han sido detenidos por daños y un delito contra los sentimientos religiosos cometidos en el portal de Belén instalado por el Ayuntamiento de L'Alqueria de la Comtessa (Valencia) en la plaza.  Los daños ascienden a 31.000 euros.

El número de cafres en España aumenta a una velocidad de vértigo y parte de la culpa la tiene el hecho de que los vándalos han encontrado en las redes sociales un espejo en el que mirarse y lo malo es que se encuentran favorecidos.

Estos actos no suelen ser obra de delincuentes profesionales, sino de sinvergüenzas, desequilibrados, personajillos de mal vivir, botarates, imbéciles, rateros de medio pelo, imberbes, macarras, personajes en general, que llevan la estulticia por bandera.

Son el resultado de la falta de valores, el exceso de libertad, la pérdida del papel de la familia y las leyes educativas progresistas. Y lo peor, es que ya es demasiado tarde para poner remedio a tanta tontuna.

Más vale que empecemos a construir cárceles, y así matamos dos pájaros de un tiro. Nos preparamos para acoger a tanto delincuente en ciernes y acabamos con la crisis del ladrillo.



Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario