viernes, 23 de diciembre de 2016

Alerta anti-Navidad

Resultado de imagen de navidad niños imagenes antiguas villancicos

Todos tenemos recuerdos tristes y alegres en nuestra vida, cada uno en función de su pasado, pero todos compartimos una emoción común: el recuerdo de las Navidades de nuestra infancia.
Frío, precariedad, familia, villancicos, ilusión, dulces... son los recuerdos de la mía. Recuerdos asociados a sensaciones físicas, a olores, sonidos... Magia en las calles, en la gente, y la impresión de que todo podía ir bien.

Vacaciones escolares, poner el Nacimiento con mis padres, tardes de juegos en familia, ayudar en la cocina a mi madre, comer "manjares" en una mesa llena de voces y risas. Cantar villancicos, tocar la pandereta, la botella de anís, la zambomba... recitar poesías, contar chistes, beber un poquito de alcohol. Acostarme tarde, soñar con los Reyes... y al día siguiente volver a empezar. Días de ilusión.

Quién nos iba a decir entonces, que todo eso estaba en peligro, que esa época entrañable, mágica, era vista por alguien como una amenaza. El amor como amenaza, la fraternidad como amenaza, la entrega, la solidaridad, el altruismo, la familia, la alegría, la religión, la ilusión... las mayores de las amenazas. El niño Jesús, tan pequeño y peligroso. Quién lo iba a decir entonces. Y esa histeria propia de mentes perversas va calando en otros ciudadanos y en gobernantes igualmente perversos, que participan, cómplices, de ese "cordón sanitario" en torno a la Navidad.

Hay una alerta anti Navidad, que se extiende como una mancha tóxica y que envenena los corazones de quienes no los tienen suficientemente formados. Esa mancha es como un virus que ataca a lo más vulnerable de las sociedades: los valores. Desde muchas instituciones, los gobernantes, terroristas anti Navidad, han decretado una guerra contra nuestros símbolos, nuestras costumbres, y amenazan con acabar con lo que realmente importa, con lo único que importa: los valores que nos hacen humanos.

Protégete, no permitas que te alcancen. Lucha con todas tus fuerzas. Que no puedan contigo. Mantén tu vida, tus costumbres, tus emociones, tus afectos, tus ilusiones.

Lucha porque nadie transforme el color ni el calor de tus recuerdos.

Desde el corazón, FELIZ NAVIDAD


Resultado de imagen de navidad nacimiento belen
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

3 comentarios:

  1. Feliz Navidad, Lagartija.
    Mis mejores deseos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo una muy Feliz Navidad y todo lo mejor para y los tuyos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Suscribo todo lo que dices y más. Así que ahora decir FELIZ NAVIDAD se ha convertido en un acto reaccionario. Pues FELIZ NAVIDAD por dos motivos, querida lagartija. Primero porque te lo deseo de verdad, y segundo para joder a tanto comunista e islamista que quieren destruir nuestras tradiciones y cultura

    ResponderEliminar