viernes, 16 de diciembre de 2016

Tarde

Hay un momento en la vida en que te das cuenta de que se te ha hecho tarde y ese momento llega de repente. Te acuestas a tiempo de todo y te levantas sin tiempo de nada.
Es una percepción individual, pero universal. A todos nos llega; a cada uno en un momento distinto.
La sensación es de vértigo, de caída, de vacío. La notas en las tripas, en el corazón, en las piernas y en la cabeza.
A partir de ese momento tienes cuatro opciones: asumirlo, resignarte, agobiarte o rebelarte.

Lo peor de todo es lo que ya jamás llegará, los planes que hiciste y que no se van a materializar. Los sueños que no alcanzarás, las ilusiones que no cumplirás.
¿Qué hacer? ¿Dejar de soñar?



Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario