jueves, 29 de diciembre de 2016

"Yo disparo" Las mujeres invisibles



Estamos en la época de las mujeres invisibles. Se trata de esas mujeres en las que nadie repara, mujeres que no lucen, no son oídas, sentidas ni muchas veces, vistas.
Mujeres que reciben en su casa a otras mujeres; las alaban, las admiran, cuelgan sus abrigos, recogen sus sombreros, y se vuelven a la cocina.
En los festivos salones, familias y amigos brindan, jalean, ríen, mientras las mujeres invisibles trajinan entre sartenes y cazuelas.
Amigas, cuñadas, hermanas, se muestran especialmente bellas en esta época. Han pasado el día cuidando su aspecto, eligiendo atuendos atractivos con los que se sienten reinas por un día. Sus acompañantes, galanes perfumados, llegan en traje con la dama colgada del brazo, a la casa en la que degustarán manjares preparados por alguna mujer invisible. Esta, oculta tras un delantal, ojerosa y agotada, deseará que el día termine cuanto antes.
Llegado el momento de las fotos, consciente de su aspecto, se ofrecerá, como cada año, para disparar el objetivo - ¡yo disparo! - se ofrece, apresurada. - ¿No quieres salir en la foto? - inquiere alguien - No, da igual, además no voy arreglada - y así año tras año.
Algún día alguien reparará en que en todas las imágenes de celebraciones familiares falta siempre la misma persona. La mujer invisible.
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. Este artículo, me gustó y al mismo tiempo me puso triste. Cuántas mujeres lo entregan todo por su familia, por la unión. Y luego estamos valorando todo el día a la mujer que el sábado sale de fiesta y el domingo se toma la pastilla del día después. En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidido con usted. Muchas gracias por leerme y comentar. Me alegra que le guste lo que escribo.
      Un saludo.

      Eliminar