martes, 3 de enero de 2017

Vidas pequeñas



Hay adornos pequeñitos, para espacios minúsculos.  Lugares donde algunas cosas se viven de un modo casi imperceptible; sobre todo la vida, las fiestas, las alegrías. Espacios íntimos en los que sólo cabe una persona o dos. Con sus vivencias, sus emociones, sus risas y sus llantos.
En esos sitios, la Navidad también es pequeñita, y casi no hay sitio para la melodía de los villancicos y los personajes del Belén. La Estrella apenas ilumina el cielo que se adivina tras la ventana y los llantos y las risas del Niño quedan silenciados por los llantos y las risas de los que habitan espacios tan pequeños.
La vida, a veces tan larga, pueda llegar a ocupar un espacio tan pequeño, que incluso respirar se hace difícil.
Un pequeño árbol de Navidad, en la única ventana. Un pequeño signo de ilusión para no renunciar a los sueños. Para no renunciar a la vida.
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. Bonito post, "Lagartija" ... me quedo con ese corte de tu contenido de hoy:

    La vida, a veces tan larga, pueda llegar a ocupar un espacio tan pequeño, que incluso respirar se hace difícil.

    Feliz noche y, ah, acuérdate de poner mañana noche el zapato en el balcón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Enrique, no sabes cómo agradezco tan atentos comentarios. Aprovecho para felicitarte y desearte lo mejor para este año que acaba de nacer. Que los Reyes Magos sean generosos contigo y con tus seres queridos. Un beso enorme.

      Eliminar