viernes, 5 de enero de 2018

UN REGALO ESPECIAL


Retiraba el papel con la ilusión dibujada en su pálida cara. Abría el regalo con tal cuidado, que pareciera que el regalo en sí era el mismo papel que lo envolvía. Y en efecto, así era. ¡Ay, ay, qué papel tan bonito! ¿Y el lazo? ¡Qué lazo tan precioso! Te lo han envuelto con mucho cariño, ¡gracias, gracias, nunca he visto un envoltorio tan bonito!

Esa bella mujer, Valle, se emocionó al recibir un regalo tan primorosamente presentado. Rasgar el papel de seda del envoltorio fue el preámbulo de la algarabía con la que descubrió el bello broche con forma de mariposa. Recibir y abrir un regalo inesperado es un momento mágico para cualquier mujer, y más aún para aquellas que no suelen recibirlos.

Valle extendió el papel con cuidado sobre la mesa -qué bonito, podría hacerme un vestido con él, espero que no se me rompa -Tomó el lazo rojo y jugó a ponérselo sobre la cabeza -¿Verdad que estoy guapa? Una vez me regalaron una diadema pero se me perdió  -La flor te queda muy bonita y si quieres, otro día te regalaré una diadema, -le respondí.


Valle es mi amiga, una mujer de mi edad, parecida a mí, ¡pero tan distinta! Ella es un ángel, una mujer niña especial. Nació la noche de un 5 de enero, la dejaron los reyes en una casa en la que creció sola, sin otros hermanos, sin padre. Este, desapareció un día con la frustración de no entender por qué los reyes dejaron en su casa aquel regalo estropeado. Creció con todo el amor que una madre es capaz de dar, aunque no abundaron los juguetes, los regalos, y ahora esa madre no puede siquiera darle el amor y el cuidado que antaño le daba.


Envuélvame este regalo lo más bonito posible. Es un regalo muy especial...

Para Valle aquel papel, aquellos adornos, representaban la belleza que no abundó en su vida. La fantasía, las sorpresas, el juego, los lujos. Qué importante es la ilusión en la vida de cualquier persona. Una vez al año todos somos niños, pero hay personas que lo son todos los días del año.




Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.