lunes, 10 de julio de 2017

"Si yo fuera ella, me suicidaría"



"Si yo fuera ella, me suicidaría", escribió. Y se quedó tan tranquila, y lo peor es que la frase sonó natural a oídos de quienes le rodeaban. Escribió eso con la inconsciencia de no pensar en que quizás alguna persona leyera eso y se sintiera sin derecho a vivir. 

Tras cada persona obesa hay una persona enferma, una persona que sufre, que tiene dificultades laborales, familiares, personales. Hay una persona con baja autoestima, porque otras personas le han herido tanto, que perdió el aprecio por si misma. 

Tras la hilaridad general y la mofa, tan habituales en nuestro entorno, hay personas insensibles que laceran con sus miradas, con sus palabras, a aquellos que ya vienen heridos de serie. El humor puede ser, a veces, mortal. La risa, malsana y culpable es, en estos casos, otra forma más de violencia contra la mujer. Rara vez se castiga a un hombre de este modo. Y mientras riamos ante la cuerpo imperfecto de alguien, no podremos sentirnos jamás merecedores de la estima que arrebatamos al otro. 

En un mundo, en que el suicidio es la primera causa de muerte no natural, que nadie se suicide jamás por culpa de un chiste.


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario