miércoles, 7 de febrero de 2018

Qué cosas buenas ha traído el “procés” al resto de España

Balcones luciendo la bandera española


Escribo este título a sabiendas de que imaginarán que se trata de un artículo escrito por cualquier secesionista intentando destacar las bondades del procés. Nada más lejos de la realidad. El movimiento secesionista catalán ha sido lo peor que le ha ocurrido a España en los últimos siglos, obviando las guerras. Dicho esto, paso a desgranar algunas aportaciones positivas:

Patriotismo. A finales del mes de septiembre pasado, España se llenó de banderas españolas, como respuesta de los ciudadanos de bien al referéndum ilegal que se aproximaba en Cataluña. Y lo mejor de todo, es que esas banderas siguen en el mismo lugar, en ventanas, balcones, puertas, de miles de viviendas. El desafío de las banderas, al desafío separatista. Lo que parecía un eventual acto de repulsa, se ha convertido en todo un símbolo y la bandera española, que en los últimos años era escondida o ninguneada por no sé qué absurdo complejo, es ahora lucida con orgullo. Nunca, como ahora, nuestros colores nos han resultado a todos tan atractivos.

Visibilidad. Durante años se habló de la “mayoría silenciosa”, esos millones de catalanes que vivían secuestrados en su propio país, y que permanecía oculto, ante la incomprensión del resto de España. Muchos nos preguntamos, durante años, dónde estaban, por qué callaban… siendo más y mejores. Ahora esa mayoría ha decidido salir de su anonimato y han ocupado las calles para no abandonarlas -espero-, jamás. Bienvenida sea Tabarnia.

Credibilidad. Muchos españoles han tenido un claro desconocimiento de la situación de fascismo que se ha vivido en Cataluña en los últimos años. Falta de libertades, estigmatización, persecución, adoctrinamiento… situaciones que muchos españoles no se llegaban a creer. Ahora han podido conocer todo ello gracias a los medios de comunicación y a que el lobo catalán se ha quitado la careta y ahora va a pecho descubierto. Muchos españoles están descubriendo ahora que lo que otros muchos les contaban sobre lo que ocurría allí, era cierto. Muchos han tardado, pero al fin lo creen.



Acción. Fruto de todo lo anterior, los españoles están pasando a la acción y cada uno aporta su grano de arena para frenar la locura secesionista. Boicot a los productos catalanes, participación en las redes sociales, difusión de las noticias que tienen que ver con la Cataluña golpista, compromiso con la unidad de España, etc.

Seréis todos juzgados -o eso espero-, y pagaréis el daño hecho, pero por mi parte os agradezco que nos hayáis convertido en un pueblo más unido y más fuerte.

¡Moltes gràcies a tothom! Muchas gracias a todos.
Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. Oportuno y magnífico artículo, Lagartija. La respuesta, de existir alguna, sería la de entender que la estupidez humana existe y cada vez en mayor grado. Que en pleno siglo XXI y en plena democracia, alguien se otorgue ser víctima de la represión del gobierno español, no es de locos, es de niños pijos, mimados, maleducados, vulgares excrementos de una sociuedad en crisis y, especialmente, estúpidos de tomo y lomo.
    Un abrazo-e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy acertado, querido Enrique. Conciso y certero diagnóstico de la triste situación. Un besote!

      Eliminar