jueves, 9 de agosto de 2012

LOS MONSTRUOS DE ROSA REGÁS Y LOS MÍOS

Escribo este artículo al hilo de los comentarios de la escritora catalana Rosa Regás, recogidos en su blog, comentando los cambios que propone realizar a la ley del aborto, el ministro de Justicia, Gallardón.
Estoy de acuerdo con la señora Regás en muchas de las afirmaciones que vierte en su artículo. Eso, de entrada. Veo una peligrosa doble moral en este gobierno, que pretendiendo defender a los más débiles, con este cambio en la ley, sin embargo recorta las ayudas y recursos destinados a aquellos que pretende defender. Intolerables los recortes en una ley de dependencia, que nació ya viciada, puesto que fue una ley electoralista y que nunca fue dotada de los recursos económicos que necesitaba para su desarrollo. Una ley que en el fondo no es más que una gran estafa para miles de grandes dependientes que no reciben ni una sola ayuda, aunque lleven años con ellas reconocidas. Pero ese es otro debate.

También debo aclarar que estoy en contra de ese cambio que propugna el señor ministro y que apoyo el aborto en el caso de un embrión (que no feto) cuyas graves malformaciones sean incompatibles con la vida extrauterina o en aquellos casos límites como la ausencia de encéfalo y que imposibilitan una vida "humana".

Dicho lo anterior, debo reconocer que he tardado unos días en responder a la señora Regás, porque prefiero escribir en frío que en caliente, porque he preferido esperar a que se me pasaran las náuseas que me produjo la lectura de algunos de los párrafos de su artículo:
Señor Ministro, ¿no le parece que antes de dar vida a los monstruos debería ocuparse de que no se resquebrajara la dignidad de los vivos, y defender para ellos trabajo, vivienda, educación y sanidad?
Y como este párrafo, otros con el mismo calificativo de" monstruos" Y ahí es donde ya no puedo con la señora Regás. Para ella son monstruos los bebés nacidos con malformaciones, con discapacidades. Esos son los monstruos en la vida de esta escritora.

En mi vida también hay monstruos, a saber: 

  • los violadores
  • los pederastas
  • los violentos
  • los terroristas
  • los etarras, filoetarras y votantes de Bildu
  • los que comercian con seres humanos
  • los que produjeron la matanza del 11M y los que no quisieron investigarla o los que obstaculizaron su investigación.
  • los intolerantes, los sectarios, los manipuladores.
  • los que producen programas televisivos que promueven "antivalores" como el machismo, el maltrato, la prepotencia, la chulería y un modelo macarra de ser humano. Ejemplo, "Mujeres y hombres y viceversa"
  • los que ahora mismo están promoviendo violencia callejera y algaradas sociales cuando durante los últimos años han estado calladitos, cobrando subvenciones y viviendo del cuento. 


La señora Regás tiene unos monstruos y yo tengo otros. La diferencia, es que sus "monstruos" hacen de esta sociedad un mundo mejor y los míos son antisociales y convierten el mundo en una mierda. Sus" monstruos" son inofensivos y mis monstruos son muy peligrosos. 

Dedico esta entrada a mi hermano, un "monstruo" y a los pequeños "monstruos" con los que trabajo a diario y que tanto me aportan.  


Señora Regás: ¡MONSTRUA TÚ!



Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

2 comentarios:

  1. He tenido la "suerte2 de cruzarme con ella y sí, te confirmo que es un monstruo.
    O, mejor, un bicho.

    Un saludo, Lagartija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, por desgracia no he errado en mi apreciacion. Un saludo, amigo

      Eliminar