domingo, 9 de septiembre de 2012

DE ALUMNOS LOGSE A PROFESORES LOGSE

De aquellos barros vinieron estos lodos.....

Se alude a la LOGSE (Ley Orgánica General del Sistema Educativo, de 1990) de un modo despectivo en algunos contextos porque se le adjudica, no sin cierto tino, la causa del aumento de las cifras de fracaso escolar de los últimos años. La introducción del paradigma de la comprensividad supuso un desplome del umbral de exigencia, justificado, entre otras variables, por la necesidad de incorporar la atención a la diversidad en los centros, como si hasta esos momentos tal situación no se hubiera producido.

Fueron aquellos unos años en los que España empezaba a sentar las bases del estado de bienestar, ese que actualmente se está desmoronando y en los que los ciudadanos, metidos de cabeza en una recién adquirida vocación de socialismo, se hallaban inmersos en la filosofía del "dejar hacer" y en la pedagogía del "coleguismo". Padres y profesores se sentaban frente a hijos y alumnos y les tendían la mano en actitud de paridad, de igual a igual, de tú a tú. Y aquellos jóvenes se la tomaron, ¡vaya si se tomaron aquellas manos!

Años más tarde, aquellos padres que presumían de ser amigos de sus hijos, intentan recuperar, sin mucho éxito, su papel de padres. En muchas ocasiones deben recurrir a figuras externas a la propia familia en busca de asesoramiento o consejo, y en ocasiones desahogo: "mire a ver qué puede hacer usted, que yo ya no puedo con mi hijo".

Aquellos muchachos crecieron, unos buscaron enseguida empleo y otros prosiguieron estudios universitarios. Estos últimos se asoman ahora al mercado laboral. Algunos han decidido ser profesores y en ello están. Basta revisar las filas de opositores al cuerpo de Secundaria, por ejemplo, para detectar de un solo vistazo a aquellos en los que el espíritu-logse caló con mayor vehemencia. Las formas, la imagen, la actitud ante el tribunal examinador les delata.

Y llega el momento en que, en régimen de interinidad, se presentan un día en el centro educativo en el que comenzarán a impartir sus clases. Y allí se presentan por primera vez en el claustro de inicio de curso. Entran con seguridad, con su aspecto desenfadado, tranquilotes. Como quiera que a la entrada ya han hecho pandilla con otros en igual situación y condición, se sientan juntos y se pasan el claustro con sus chanzas, cual estudiantes maleducados. Y sacan la blackberry en pleno claustro y entran en sus redes sociales. Terminada la cita, se dirigen a quien alguien les ha señalado como su jefe de departamento, se acercan y le espetan: "soy Javi, creo que tú eres....." Y se quedan tan anchos. Acuden a la primera reunión de departamento, se sientan, tutean, inquieren: "a ver qué horario me pones, no quiero ser tutor, espero que no me toque 2º de la ESO, yo quiero salir pronto de trabajar, que no me gusta comer tarde, no me pongas reunión de departamento por las tardes, que voy al gimnasio"
Estos novatos-profe-logse no han conocido aquellos tiempos en que los centros educativos eran instituciones clasistas y jerarquizadas en las que el mundo se dividía en catedráticos, numerarios y quienes no lo eran y el equipo directivo era dios y el jefe de seminario su lugarteniente. Pero entre aquellos tiempos y estos, prefiero los primeros.

Los profes-logse han llegado a los centros y están agregando a sus alumnos a sus redes sociales. Veremos cómo salimos de esta.


Lagartija Soy
Lagartija Soy

Políticamente incorrecta. Río por no llorar. Búscame en algún lugar al sol.

12 comentarios:

  1. Sí, lo conozco, claro. Bien cierto todo. Pero en este artículo he querido centrarme en la actitud de esos nuevos profesores, que crecieron en un contexto amable y protector y ahora deben integrarse en un estamento altamente jerarquizado y normalizado. Supone un choque en muchos casos. A veces no sabes si hablas con un compañero o con un alumno más. Se diluyen las diferencias entre ellos, porque utilizan los mismos códigos gestuales, comunicativos y de imagen personal.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios!!desgraciadamente que razón tienes.

      Eliminar
  2. Y lo que te rondaré morena... La Logse es la lacra que va a destruir, mediante lobotomía de personas púbiles, toda la estructura del país. Al final se salvarán los de la privada y, obviamente, asumiran los papeles dominantes... Para los que siguen obviando que la enseñanza de calidad nunca será la que está pagada con el dinero público que no esquilman los politicastros.

    Un saludazo.

    P.D. Querida Lagartija, ponme enla lista de blogs, que se me hace muy difícil no verme, jejeje. Mi agradecimiento por adelantado, un beso. http://cspeinado.blogspot.com.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, no rondas a una morena, porque soy rubia o casi. En segundo lugar, considero que la enseñanza de calidad depende de centros y de profes, hay buenos y malos centros tantos públicos como concertados o privados. Tampoco es cuestión de recursos, sino de que el alumno tenga la suerte de encontrar un profe vocacional, que cada vez hay menos. En último lugar, quité los enlaces de los blogs comprometidos, ya que están en el desplegable. Pero te pongo entre los enlaces que hay, no te preocupes.
      Y disculpa que pasara por alto el comentario, fue accidental.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Lo malo no fue la LOGSE, lo malo fue la implantanción de la LOGSE y su pésima aplicación por parte de un profesorado que ni la entiende ni la entendió.
    Tampoco hay que dejar de lado una horrenda Administración que legisla pero no proveé de los medios necesarios para aplicar lo legislado, se centra en lo fácil (y barato) de aplicar.
    La LOGSE pretendía formar personas con plenas capacidades en lugar de enciclopedias andantes, integrar la diversidad social en el aula y conseguir el 100% de escolarización. De todo esto lo que se consiguió bastante es un elevado porcentaje de escolarización, ese 25% que abandonaba tempranamente la EGB y que ahora forma parte de ese 30% de fracaso escolar, que tampoco hay que olvidar que es fracaso en los dos sentidos, por un lado del alumno por no esforzarse ¿? y por otro del sistema por no detectar y ofrecer lo que haría que el alumno se interesase por "aprender".

    Además de la LOGSE mal implementada, tenemos una sociedad relajada dotada de un "buenismo" empalagoso y con tan pocas luces que no entendieron (entendimos) que la sobreprotección era (es) más mala que buena, pensar que "no quiero que sufra" no evita que cuando se crezca se siga sin sufrir, al contrario, cuando se crece se tiene intolerancia al fracaso e ínfulas de grandeza, un cóctel peligroso.
    Pero ha sido culpa de todos juntos, empezando por los "poderes" públicos que no han velado correctamente por la protección de la infancia y continuando por las familias que no han sabido ejercer su función educadora en valores, todos nos hemos visto arrastrados por la vorágine consumista, por el "lo quieres, lo tienes", por el "por que yo lo valgo" y otras "treperías" que nos han metido hasta en la sopa.
    Puede parecer que la publicidad es inócua, pero la repetición hasta la saciedad de los mensajes dirigidos a las capas de población con poder adquisitivo, también han calado hondo en la mentalidad de las generaciones más jóvenes, transformándolos en eso de lo que tanto nos quejamos, el centro del mundo, pequeños emperadores, tiranos inconstantes.

    Por no hablar de las casuísticas familiares con que uno se encuentra a la que revisa un poco los genogramas de los alumnos "problemáticos", ambientes marginales, familias desestructuradas, conflictividad familiar, sobreprotección mal entendida... esos "problemáticos" hace 25 años abandonaban las aulas a los 10 - 12 años y se iban a vaguear por las calles, a ayudar al tío a recoger ferralla (u otras cosas)... hoy en día están en las aulas y a los absentistas se les "retorna" al redil a base de sugerencias de los servicios sociales a sus familias. Y no es malo que estén en las aulas, lo malo es que deberían estar en "otras" aulas, con otro profesorado y con otros medios, porque no es que no quieran aprender, es que quieren aprender otras cosas, es que tienen que aprender de una manera diferente y en un ambiente diferente, con interacción con los otros alumnos, pero no full-time.

    El espíritu de la LOGSE no es malo, lo malo ha sido el esperpento que se ha perpetrado y se ha llamado LOGSE cuando debería haberse llamado QUASILOGSE o HEMILOGSE.

    Además, el "espíritu" nacional de esta Piel de Toro no da para tanto, los quehaceres elevados son de gran quebranto de cabeza y donde esté el jolgorio, que se quite la sesudez. Ah! Ya lo dijo Uno -> "Que inventen ellos". Y Otro dijo "Cuando oígo hablar de Cultura, saco la pistola". Pues nada, a quien San Pedro se lo dé, que Dios se lo bendiga. (o era al revés?)

    Saludos y ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Lluís suscribo todas y cada una de tus aportaciones, que vienen a completar mi artículo. Aspectos como el del consumismo ya los he abordado en otras entradas de este blog, dedicadas al tema educativo. La ley fracasó por falta de recursos y porque se entendió mal. No se trataba de igualar por abajo, pero así se hizo. Atender a la diversidad no debiera ser sólo atender a los que tienen dificultades, sino atender a todos. Nos obstante, no nos engañemos, un profesor solo no puede atender un grupo de 28 alumnos, de los cuales 3 tienen adaptaciones significtivas, otros tantos no hablan la lengua vehicular, un 2o% presentan conductas disruptivas, hay 3 alumnos con TDAH y 4 con expedientes conductuales. Conseguir algo en ese contexto sería milagroso y el profesor un dios. Es un tema social, pienso que no sólo pedagógico. Muchas cosas fallan en la sociedad, en casa, en la calle y se trasladan a la escuela. Pero este artículo era para hablar de esos jóvenes profesores que en el claustro del viernes, su primer claustro, se presentaron con pantalón pirata, no dejaron de tuitear en toda la sesión y se mostraron exigentes y caprichosos con sus jefes de departamento. Esos jóvenes profesores que acaban de salir del nido, y se enfrentan al mundo laboral con la actitud malencarada propia de la adolescencia logse. Y en este caso el término no es más que una metáfora.
      Gracias, Lluís, por enriquecer mis ideas con tus aportaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lamentablemente conozco bastante bien la LOGSE y he decir que no es culpa de todos sino también de los padres, que se educa primero en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos hablar de culpa sino de responsabilidades. Y considero que toda la sociedad es corresponsable de lo que ocurre. Ha habido en los últimos años una cierta dejación de las obligaciones de la familia y de la comunidad respecto a la educación de los jóvenes, debido, supongo a cierto trauma postdictadura. Hemos sido muy guays, colegas, con miedo a que nos tachen de fachas, y así nos ha ido. Ahora, a ver quién le pone el cascabel al gato, ¡que araña!
      Un abrazo

      Eliminar
  5. La horrorosa LOGSE es un trampolín a la mediocridad. Fue inspirado por el sistema que estaban siguiendo en Inglaterra. Uno se cuestiona la formación de "esos expertos" que han permanecido fuera de las aulas, ociosamente ocupados en infinidad de reuniones y dando cursillos que eran obligatorios para el profesorado. Fueron los que esparcieron el virus presentando, al final, algún informe que había sido recopilado de las espaldas de los que sí estaban dando clases y se entregaban de verdad a la enseñanza. Además, sin realizar un estudio serio comparativo,saltaba a simple vista que ni siquiera interpretaron bien los conceptos de donde se los habían copiado. Seguramente el inglés no debía ser su fuerte. Para los profesores de inglés, que veían las programaciones de los libros de texto de las editoriales inglesas este hecho era de cajón. Se veía calcadito, calcadito; pero mal traducido y peor interpretado.

    En una conferencia, en la que tuve el honor asistir, un catedrático inglés perteneciente a uno de los sindicatos importantes de profesores en Inglaterra (no recuerdo ahora su nombre) afirmó que el peligro en GB era que la financiación de la enseñanza pública primero se dejara en manos de la dirección de las escuelas. Pasarían de distribuir un presupuesto para material o servicios a llegar a valorar al personal y controlar el sueldo adjudicado a cada uno de los profesores, con total autonomía (supongo que pasarían cuentas a final de curso, eso no lo recuerdo si se mencionó)

    La cosa se colaría mediante un gran despliegue propagandístico vendiendo que todo esto habría de mejorar la calidad de la enseñanza, y de alguna manera se impondría por parte de las todopoderosas direcciones. Por supuesto, antes les habrían dado mucho poder y muchas prebendas a los directores. Serían agentes profesionales impuestos por el estado como ocurría aquí antes de la transición - se habrían cortado los canales democráticos para su elección y el profesorado se habría visto indefenso y aceptando esa imposición sí o sí.

    El segundo paso de la estrategia sería reducir la asignación que aportaría el estado. Los equipos de dirección, que estarían encantados viviendo su sueño repartirían el presupuesto según su criterio y se verían obligados a compensar esas cantidades sacándolas de algún lado.., y oh casualidad, casualidad; aparecerían en escena los trusts muy deseoso de ofrecer financiación; pero con una condición. Meterían a gente de su empresa en el equipo de dirección.

    Con el caballo de Troya dentro y como quien paga manda, no hace falta que os cuente el resto. La antigua dirección en pleno se iría sustituyendo por otra completamente controlada por el trust de turno.

    Para qué os voy a explicar más. La enseñanza pasa de estar en manos del estado a estar en manos de las grandes multinacionales, preparando a los chicos )al igual que hace cada gobierno) en función de su exclusivo interés.

    Al principio me pareció una teoría algo conspiranoica: después empecé a alarmarme. El primer paso de una dirección omnipotente donde los profesores tienen poco que decir en su elección ya está dado. Por si fuera poco, ya hay "regiones" (que palabra más poco ortodoxa) en donde ya se ha dado el paso de la autonomía centro. Eso quiere decir que, a la larga, las direcciones distribuirán el grueso del presupuesto.

    Si ya pueden originarse rivalidades, como muy bien explica nuestra lagartija, por unos horarios o dejarle el marrón de la tutoría al que más disiente,(siempre sin generalizar); imaginad qué ocurriría si el que fija los sueldos de los profesores es el director. Esa sería la última zanahoria que le pondrían al director para que la autonomía escolar fuese cada vez más real.

    No quiero alarmar, pero considero que padres y profesionales de la enseñanza deben estar alerta porque la destrucción de una enseñanza de calidad estaría en juego; y el camino hacia "un mundo feliz" de Adolf Huxley cada vez más cercano ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viene bien recordar quiénes son aquellos expertos que diseñaron las bases de "la cosa". Coll, Marchesi y compañía, teóricos de la pedagogía y la psicología, pero teóricos, nada más, profesores que desde su púlpito universitario ven pasar el mundo y la vida. Bebieron en las fuentes de otros como ellos, de colegas británicos, como bien dices. Recuerdo hace muchos años una charla de John elliot, que vino a España a hablarnos de la "invesgigación-acción", y lo entusiasmados que quedamos todos con aquellas ideas. Eramos jóvenes, eran otros tiempos. Debo reconocer que fueron tiempos muy interesantes, debatiendo el Libro Blanco para la Reforma del sistema Educativo, bebiendo los DCB (diseños curriculares base)e imaginando cómo sería esa nueva etapa -la Secundaria-, con alumnos del primer ciclo, niños que llegarían a los institutos, abandonando tempranamente el acogedor y protector colegio. Qué tiempos, fueron la infancia-adolescencia de nuestro actual sistema educativo, que ahora debiera ser maduro y competente, pero no lo es del todo. ¿Qué falló?

      Un abrazo, vicente

      Nota: Los profes-logse no se están presentando a las reuniones iniciales de curso. Aquí estamos sus "mayores", tirando del carro solos. Menuda profesionalidad. Recuerdo mis primeros empleos, acudía totalmente acojonada, sumisa, obediente, y hacía más horas que nadie. Ahora, ya ves, ¡irresponsabilidad total! Menudas vacaciones tan largas tienen algunos. Espero que al menos acudan a clase.

      Eliminar
    2. Lo tenemos claro;van de guais y superamigos de los chicos;aunque les enseñan lo fácil que es vivir;y ningunean a los que pedimos esfuerzo!

      Eliminar